Mitología semita. Nephilim: ¿Gigantes, dioses u hombres…?

Dentro de la mitología semítica, y en nuestro caso más exactamente en la hebrea, aparecen determinadas personalidades, todas ellas reflejadas en los diferentes textos del Antiguo Testamento,  denominadas Gibborim, Repháim, Anakim, Emim, Zamzummim y Nephilim , y cuyo nexo  definitorio parece girar alrededor de unas cualidades, tanto físicas como espirituales, extraordinarias ó fuera de lo común.

«6:1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y le nacieron hijos. 6:2 que viendo los hijos de Dios (bene Elohim) que las hijas de los hombres eran hermosas tomaron para si mujeres, escogiendo entre todas. 6:3 Y dijo Jehová: “No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente el es carne, mas serán sus días ciento veinte. 6:4 Había gigantes (nephilim) en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios  a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antiguedad fueron varones de renombre (gibborim) » Génesis 6: 1-4. Biblia Reina Valera 1960.

Fragmento de papiro, P967 Kreuzer, de la Biblia helénico-egipcia "Septuaginta". Siglo II d.c.

En la “Septuaginta” ó Biblia griega –   Conocida también como LXX. Es un conjunto de escritos en lengua griega traducidos del hebreo, el arameo, y con añadidos griegos,   del Pentateuco. Fue  posiblemente escrita y desarrollada  entre el siglo III a.c. y el I .d. con el fin de dar cobertura de las Sagradas Escrituras a los judíos de la Diáspora en lengua griega – aparece el término “Gibborim” y que puede traducirse como ” los grandes hombres”,  en su vertiente bélica y de liderazgo, es decir grandes héroes o  grandes líderes. de la tradición hebrea. Ésta acepción es compartida  con otro  general término semítico,  que aparece en textos ugaríticos y meritas:, “Repháim“, que veremos posteriormente. Esta significancia es posible que tenga relación con el antiguo culto cannanita a los antepasados  y a líderes de gran dimensión  que fueron protagonistas de hitos históricos en la cultura de determinados  pueblos – un ejemplo podría ser la mitificación y divinización del héroe Addad ,ó Haddu,  de Aleppo en la creencias semitico-amorritas, y cuyas armas se veneraban en la sagrada ciudad  de Tuttul  (En la actual Siria) de origen,  ó de posterior asentamiento, en  la “Creciente Fértil”.

Según tradición cannanita, ugarítica y merita, los “Repháim”, ó “Rpum”,  son el conjunto  de los espíritus de los monarcas ó reyes, y por tanto héroes,  muertos que habitan en el “Mas Álla” , cuya conexión es el haber alcanzado el poder terrenal y que permanecen durmientes hasta que fallece un descendiente ó acólito  de ellos, alzándose  entonces sus “almas” de entre el “País de los Muertos” para recibirlo..

« (Proverbio en referencia al Rey de Babilonia…) El Seol abajo se espantó de tí; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte; hizo levantar de la silla a todos los príncipes de la tierra, a todos los reyes de las naciones » Isaías 14: 9 Biblia Reina Valera 1960.

Nota sobre el texto: “Seol” ó “Sheol”, en hebreo,  es la morada de los muertos, el “Mas Allá”. Lugar que los textos bíblicos sitúan “a continuación de las aguas” y donde ubica a los Rephaim: “Debajo de las aguas y  de sus habitantes” (Job 26:5)  y que concuerda con la versión generalizada mesopotámica de localizar el “Kur” ó  “El Lugar del No Retorno” debajo de Apzu, el “Reino de las Aguas Profundas”.

Los Repháim , ó rêpâím, según otras alusiones en las escrituras bíblicas, son los descendientes de Rapha, un filisteo de la ciudad de Gath (2 Samuel 22: 24) –  Que aún filisteo, los textos del A.T.  le consideran de la tribu judía de Benjamin,  bien como descendiente de Binea (1 Crónicas 8:37) ó directamente como hijo de Benjamín, (1 Crónicas  8:2) y por tanto de la sangre de Saul, lo que implicaría una ascendencia real de carácter hebreo… – Los Repháim, según la mitología semítica y por su apostura,  están por encima del  tiempo, el espacio y  la moral,  siendo considerados como “hijos de los dioses“; Así su cónclave se reúne en la “Montaña de la Divina Asamblea” en el “Lejano Norte”,  – ó  “Sãpôn”. El Monte Zaphon, ó Monte Kas, lugar nombrado también en la Biblia. .. Denominado en la literatura clásica como Monte Casio, actual Gabalu-l-Aqra (actual Turquía). La “Montaña Santa”, lugar de donde brotaron las aguas primigénias, residencia del dios sirio-cannanita El – Es de notar que los Rephaim en la LXX, (2 Samuel 5: 18-22),  se representan con el término “Τιτᾶνες”, es decir: Los Titanes, así como que en el Libro de los Proverbios forman parte de la representación de la “Extinción”, por ser seguidores de la “Extraña Mujer”– La diosa Aserah del ciclo mitológico de Baal sirio-cannanita  –

« (En referencia a Aserah…) Su morada se hunde hasta la muerte y sus caminos conducen a los Rephaim » Proverbios 2:18

El significado de los vocablos  “Anakim”, “Emim” y “Zamummim” y que aparecen en los distintos textos bíblicos, son sinónimos del término “Repháim”  aunque con matizaciones , ya que aquí figurarían como pueblos “extintos” ó  “derrotados” – aunque las distintas traducciones desde la lengua griega insistan en considerarlos como “gigantes” – , en razón de conquista y como adoradores de los cultos sirio-cannanitas. Engloban a  diferentes primigénios pueblos que poblaron las tierras entre el Nilo al Eufrates. anteriores a la llegada de los  pueblos semitas. Así los primitivos habitantes de la región Moab, conocidos como “Emim”, fueron considerados como “Repháim”. Los “Anakim” ó “hijos de Anak” ,  término moabita para designar a los “Emim”, también fueron considerados como tales, si bien parece ser que éstos eran los míticos residentes de los territorios de Transjordania, y el sur de Siria, anteriores a la llegada de los pueblos ammonitas y moabitas – Ammon y Moab  (las tribus. de.), según  el A.T. son  hijos de Lot y por tanto descendientes de Abraham – . Deuteronomio 3:13 limita su expansión desde  Galaad a Bashan – Reino de Bashan,  cuyo rey Og fue considerado como el último de los Repháim (Deuteronomio 3:11). Galaad, zona montañosa al este de Jordan – Por último,  los “Zamummim” parece ser fueron los antiguos pobladores del posterior territorio ammonita (Deuteronomio 2:20).

« Y los hijos de José hablaron a Josué, diciendo: “¿Porqué nos has dado por heredad una sola suerte y una sola parte, siendo nosotros un pueblo tan grande, y que Jehová nos ha bendecido hasta ahora?”  Y Josué les respondió: “Si sois pueblo tan grande, subid al bosque, y haceos desmontes allí en la tierra de los ferezeos  y de los refaítas, ya que el monte de Efraín es estrecho para vosotros » Josué 7: 14-15. Biblia Reina Valera 1960.

En la biblia hebrea aparece el término הנּפלים, “nephilim”, que la Septuaginta griega traduce  como γίγαντες, en latín “gigantes”, y que figura en Génesis 6:4 y en Numeros 13:33.

« También vimos allí a gigantes (nephilim), hijos de Anac (Anak), raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos » Números 13:33 Biblia Reina Valera 1960

Cabeza de Titan. Posible autor Damophon. (Siglo II d.c.) Museo Arqueológico Nacional de Atenas

Dicho esto, vamos a intentar desentrañar el misterio. Es evidente que desde el punto de vista de la Biblia griega los términos hebreos “nephilim” y “rephaim” son intercambiables: Seres mitológicos de grandes dimensiones físicas,  es decir Titanes ó Gigantes. Si nos ceñimos al Génesis 6, parece ser que estos “seres extraordinarios” fueron anteriores  a la llegada de los “hijos de  dios” ó “Bene Elohim” – traducción incomoda, porque, para mí  su interpretación correcta sería “los hijos de los dioses” –. Pero a mí se me plantea una pregunta: Si aceptamos la traducción griega… ¿Que “pintan” los dioses primigénios griegos en un génesis hebreo..? En un primer vistazo parece corresponder una asimilación helénica de un contexto mitológico de Oriente Próximo. Los Titanes eran los primitivos dioses que gobernaban el mundo antes de la llegada de Zeus y sus dioses olímpicos, y que fueron derrotados por éstos últimos, siendo posteriormente desterrados al Tártaro ó “Mas Allá”. Pero.. ¿ A quienes conocemos en la mitología general mesopotámica con similares episodios..? ¿Os suena la lucha entre Tiamat y Marduk, ó entre los “viejos dioses” y los “jóvenes dioses”, reflejada en el Enuma Elish ó “Poema de la Creación”..? Pues eso… Pero dejemos de lado la interpretación de los textos sagrados por parte de la helénico-egipcia  “Septuaginta”  para centrarnos en los términos propiamente hebreos.

El término  הנּפלים proviene de la raíz נּפל que viene a traducirse como “caer” por lo que la significación de “nephilim” podría ser interpretada como “los caídos” y más exactamente los “caídos en la batalla” según la traducción de la Biblia hebrea . Desde una visión exclusivamente cristiana esta denominación podría hacernos entender que se trata, y refiriéndose al principio de los tiempos, de la caída de Azazel y sus demonios (¿?)  y que los “bene Elohim”, los hijos de dios, son los ángeles, pero claro … ¿Que “pintan” los ángeles poseyendo a las mujeres de los hombres..? No nos suena..; Ahora bien, si retomamos la mitología asirio-babilónica y siguiendo un razonamiento paralelo al de los “ángeles expulsados”… , nos encontraríamos, curiosamente,  con los dioses defenestrados de los Cielos en la lucha por el poder  divino mesopotámico, así como , y por otro lado, que “hijos de dios” bien pudieran ser los dioses vencedores de la contienda. Dioses, valga la expresión,  que  tenían la “costumbre antediluviana” de engendrar a semi-dioses, caso de Gilgamesh…, y que trajo como consecuencia la interesante creencia que los primigénios soberanos eran  descendientes de los dioses y por tanto, y de igual manera, su linaje.

Mas, y para terminar, yo me inclino por una versión más prosaica del texto de Génesis 6 y lo comparo con una especie de episodio al estilo del “Rapto de las sabinas”  romano , pero de tipo hebreo, es decir la posesión de la mujeres  de los  antiguos  pobladores cannanitas por parte de sus nuevos conquistadores, siendo los “nephilim”, ó “rephaim”,  los antiguos pobladores de Transjordania y  Siria del sur ; Los “bene Ha’ Elohim”, los semitas , y los “gibborim”, los descendientes de tal suceso.

Pero, como siempre digo.., analicen y reflexiones sobre lo aquí escrito.. y decidan Udes.

P.s.: No se porque está entrada me recuerda a un pasaje de la película “Braveheart” cuando el protagonista dice: “¡Hijos de Escocia.., Yo soy William Wallace…!” A lo que es contestado con: ¡Pero…, si  Wallace mide más de dos metros..” Si (contesta..), eso dicen… y mata hombres a cientos, y si estuviera aquí..,  acabaría con los ingleses echando fuego por los ojos y rayos por el culo…”

Referencias:

“Dictionary of deities and demon in the Bible ” K. Van der Toorn y … (1999)

“Encyclopedia of Religion and Ethics, Part 11″  James Hastings (2003)

” La Biblia” Reina Valera (1960)

Imágenes:

el.wikipedia.org

evangelicaltextualcriticism.blogspot.com

  • @ MaGaO:

    Por supuesto soy arquelogoman no te jode…, anda que… ahora hace falta ser arqueologo para comentar.

  • Pikachu dijo:

    @ MaGaO:
    No puede ser que ataques de esa forma las teorias de la conpiración, y no ataquen de la misma forma la biblia, obra de ficciónhistorica que tiene la misma relevancia historica que la obra origenes de nietzche

    En cuanto a la relevancia histórica… bueno, dice mucho de esa sociedad y de las de la zona. Asuntos como que no niegue directamente la existencia de otros dioses, que acepte la existencia de la magia o cómo permite la poligamia según le interese no son definitivos de por sí, pero unidos a otras evidencias no relacionadas con la Biblia o ni siquiera con los hebreos ayudan a conformar una mejor imagen de las sociedades de la época. Que sí, que cuentan muchas batallitas del abuelo, pero incluso de ellas se puede sacar información útil.

  • @ MaGaO:

    Ok, tenemos puntos de vista diferentes, será dar vueltas a los mismo, seguir intentar convencernos, saludos

  • Pikachu dijo:

    @ MaGaO:
    Por supuesto soy arquelogoman no te jode…, anda que… ahora hace falta ser arqueologo para comentar.

    Has entendido mal, me temo. Yo no voy a decir lo que puedes comentar o no: primero porque siempre puedo ignorarlo, y segundo porque no soy administrador ni moderador ni nada aquí, así que tampoco puedo hacer nada al respecto.
    Dicho esto, tu enfoque de desestimar completamente la Biblia en vez de aprovecharla, en la medida de lo posible, y contrastarla con otras evidencias me parece erróneo, y por eso supongo que no trabajas en el campo arqueológico.
    Del mismo modo me parecería erróneo que, dentro de unos milenios, alguien que pudiera estudiar el siglo XX descartara la ciencia ficción de la época. No estoy diciendo que fuera a darle datos reales más que en unos pocos casos, pero comparando con otras evidencias podrían llegar a hallarse.


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR