La ruta del Éxodo

La historia de Moisés se relata sobre todo en los libros Éxodo y Deuteronomio del Antiguo Testamento. Según estos relatos, Moisés nació en Gosén, región del antiguo Egipto. Los judíos residentes en Egipto se hallaban esclavizados por el faraón. Poco antes del nacimiento de Moisés, el faraón había ordenado dar muerte a todos los varones hebreos recién nacidos.

Para salvar a su hijo, su madre le colocó en una cesta de papiro que echó al Nilo. Fue rescatado por la hija del faraón, que crió al niño como si fuera suyo. Ya adulto, Moisés mató a un egipcio que a su vez había asesinado a un hebreo, por lo que hubo de huir de Egipto. En el exilio, Moisés fue pastor toda su vida. A los 80 años, se cuenta que Yahvé, el dios de los hebreos, se le apareció en una zarza ardiente y le ordenó volver a Egipto y salvar a su pueblo de la esclavitud. Una vez hecho esto, debía guiarlos hacia la tierra de Canaán, más tarde denominada Palestina, donde debían instalarse de forma permanente.

Moisés obedeció y regresó a Egipto, donde fue recibido por Aarón, su hermano mayor, y organizó una reunión para avisar a su pueblo de lo que debían hacer. Al principio, Moisés no fue muy bien recibido; pero la opresión era grande y Moisés realizó señales para que su pueblo lo siguiera como un enviado de Dios.

Sin embargo, según el relato bíblico, lo más difícil fue persuadir al faraón para que dejase marchar a los hebreos. De hecho, estos no obtuvieron el permiso para partir hasta que Dios envió diez plagas sobre los egipcios. Estas plagas culminaron con la matanza de los primogénitos egipcios, lo cual causó tal terror entre los egipcios que ordenaron a los hebreos que se fueran.

La gran caravana de los hebreos se movía lentamente y tuvo que acampar hasta tres veces antes de dejar atrás la frontera egipcia, la cual se cree que estaba establecida en el Gran Lago Amargo. Otros han sugerido que como muy lejos estaría en la punta más septentrional del Mar Rojo. Mientras tanto el faraón cambió de opinión y salió tras la pista de los hebreos con un gran ejército.

Atrapados entre el ejército egipcio y el Mar Rojo, los hebreos se desesperaron, pero Dios dividió las aguas del mar por mediación de Moisés, permitiendo a los hebreos cruzarlo con seguridad. Cuando los egipcios intentaron seguirlos, las aguas volvieron a su cauce ahogando a los egipcios.

Esta increíble historia de la apertura de las aguas del Mar Rojo fue respaldado por un estudio científico en agosto pasado, realizado por Carl Drews y Weiqing Han del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR por sus siglas en inglés) y la Universidad de Colorado en Boulder.

Según este estudio, un fuerte viento del este que sopló por la noche podría haber hecho retroceder las aguas del mar Rojo de la forma descrita en las escrituras bíblicas y el Corán, en vez de haber sido obra de Moisés.  Simulaciones de ordenador, parte de un estudio mayor sobre cómo los vientos afectan a las aguas, mostraron que el viento puede empujar y hacer retroceder el agua cuando una curva de río se funde con una laguna costera. En la siguiente simulación se aprecia como el viento podría haber dejado despejado una vía para el tránsito de los hebreos.

Hay estudios similares que tratan de aportar una explicación científica a una narración mitológica, como por ejemplo la que se refiere a Cristo caminando sobre las aguas. En 2006 Doron Nof utilizó archivos de las temperaturas superficiales del Mar Mediterráneo y modelos estadísticos para examinar la dinámica del Mar de Galilea, al que los israelíes conocen como el Lago Kinneret. El estudio encontró un período de bajas temperaturas en el área, entre 1.500 y 2.600 años atrás, que incluiría las décadas en las que vivió Jesús.  Una merma de las temperaturas por debajo del punto de congelación podría haber formado una capa de hielo sobre la superficie del lago lo suficientemente gruesa como para soportar el peso de un ser humano cerca de la orilla oeste.

Otros estudios tratan de explicar la resurrección de Cristo. Según Miguel Lorente, médico forense y autor de “42 días, Análisis forense de la crucifixión y la resurrección de Jesucristo“, Jesús no llegó a morir en la cruz. Sufrió un coma superficial que le llevó a padecer una muerte aparente. Dado por muerto por los soldados romanos, fue descolgado de la cruz y llevado al sepulcro de José de Arimatea, como cuentan los Evangelios.

Como estudios están bien, pero dejan entrever claramente la tendencia religiosa de los que los postulan. Todas estas investigaciones son en mi opinión vanas. Un onanismo especulativo que ni nos llevan a afirmar la existencia de Cristo, ni de Moisés, ni del éxodo, ni todo lo contrario.

Referencias:

http://www.wikilearning.com/monografia/moises/3688-2

http://es.wikipedia.org/wiki/Mois%C3%A9s

http://www.laguia2000.com/edad-antigua/el-exodo

http://www.20minutos.es/noticia/106957/0/jesus/agua/hielo/

  • @ luciano:

    Era solamente una idea imaginativa, que le pegaba bien a la idea de apartar y cerrar aguas. Estoy de acuerdo.

    @ Javi:
    En esto estamos básicamente de acuerdo y ya lo he mencionado antes. Nunca estuvo “el pueblo de Israel” esclavizado durante 400 años en Egipto, ni Chalton Heston abrió las aguas con un cayado y una barba de pega. Al menos todas las evidencias estan en contra de ello.

    A lo que quería llegar, es a presentar una duda razonable sobre la lectura que se hace de los textos, que sirviera de partida para una hipótesis que me planteo: La posibilidad (insisto, posibilidad) de que un grupo de nómadas se estableciese por su cuenta en tierras egipcias en tiempo de los hicsos, buscando una vida mejor y que se les impusieran arrendamientos y cargas por ser extranjeros y por la utilización de las tierras.

    Seguramente pastores pobres, se adaptaron a una vida mas sedentaria y sus dirigentes se integraron de un modo u otro en la administración, asumiendo algunas imposiciones.

    Creo posible que una historia así se recordase en los fuegos de los campamentos nómadas mucho tiempo después, hasta acabar mezclada con otras y hermoseada con la épica necesaria para acabar generando el famoso cautiverio de Egipto

  • Doc Halliday dijo:

    La posibilidad (insisto, posibilidad) de que un grupo de nómadas se estableciese por su cuenta en tierras egipcias en tiempo de los hicsos, buscando una vida mejor y que se les impusieran arrendamientos y cargas por ser extranjeros y por la utilización de las tierras.

    La evidencia arqueológica apunta a que eso tampoco pasó. Los hebreos primitivos surgieron y se desarrollaron en Palestina a partir de las poblaciones canaanitas previas.

    Tampoco la linea temporal que propones se sostiene. Los hicsos invadieron Egipto en el siglo XVII aC viniendo desde el este, por lo que difícilmente ningún pueblo nómana se podría haber establecido en el Sinaí. Y menos, teniendo en cuenta que todavía en el siglo XI aC la cultura hebrea tenía muy pocas diferencias con la canaanita.

  • @ Javi:

    Vale, se acepta. Pensaba en el tiempo de los hicsos para buscar coincidencias posibles entre textos egipcios de la época que parecen apuntar a algo así y biblicos.

    Pero coñes, no me dais ni tiempo a mirarme los textos y las referencias.

  • @ Doc Halliday:

    Zahi Hawas califica el éxodo como un mito, aunque admite que la evidencia sugiere alguna presencia de israelitas en egipto, pero nada más.

    Ya, en el campo de lo abiertamente especulativo podría tratarse de la explicación dada por algún intento de asentamiento fallido, por ahí del 1500 antes de cristo. La historia de las 7 plagas, una persecución y un cruce del mar rojo debe haber sonado mejor que “.. y volvimos por donde vinimos y en algún lugar del camino perdimos todas las cabras que me prestastes..”

  • @ Claudio:

    Si, esta es la hipótesis de trabajo que yo me planteaba. Un colega me mencionó hace tiempo la existencia de algúna mención egipcia a la presencia de “asiáticos” que tal vez podrían tener algún reflejo biblico.

    Había pensado en un momento histórico de muchos vaivenes por ser momentos de movimientos de población y me parecía un buen momento para empezar a buscar algo.

    Te confieso que se trata de algo profundamente informal, al hilo de alguna conversación de café con compañeros de los de historia a los que les gusta meter la cuchara y curiosear.

    Y desde luego hablamos de un grupo pequeño que terminaron por se expulsados por los propios egipcios, la guerra o tal vez la pobreza. Pero que, mucho tiempo después, hablaban de maravillas que el resto de los cabreros no podían apenas creer, grandes ciudades, riquezas, y de su papel en todo ello (al menos a mi, frente al fuego del campamento, me habría gustado contar alguna mentirijilla y colorear de épica la realidad. Que eramos tan geniales que incluso ascendimos en la administración y que, a pesar de lo que sufrimos, le tocamos las narices a aquel faraón, porque somos formidables).

    Desde luego las posbibles evidencias son muy débiles y posiblemente no lleguemos a ninguna conclusión, pero tendría bemoles que un par de curiosos encontrasen lo que tanto se ha buscado por parte de los especialistas. Pero también podría ser que se haya estado buscando un aeropuerto, cuando lo que había que buscar es una bicicleta.

  • @ Doc Halliday:
    Pero excelente para una comedia histórica… Lastima que se murió Eco.

  • @ Claudio:

    Si, tuve la suerte de poder coincidir con él en una ocasión en Milán y te confieso que le admiré más todavía cuando, terminados los fastos, en la cena en el hotel, pudimos disfrutar los presentes de un Eco jovial, lleno de ingenio, amable, cordial, en algunos momentos brillante, sabio, chispeante. Durante aquella cena, le amé sinceramente.

    Estoy seguro de que le habría encantado algo así.

  • @ Doc Halliday:

    Que suerte has tenido. En serio.

  • @ Claudio:

    Dímelo. Fue un viaje en el estuve sustituyendo a un compañero, yo ni siquiera pintaba gran cosa allí, pero pude escucharle hablando con bastante libertad, sin que se tratase de un acto oficial, durante la cena.

  • IN LAKEHS
    Querid@s amig@s, hace algunas semanas aporté un extenso comentario sobre la cuestión de El Éxodo de Egipto y me permití aconsejar la lectura de mi libro; Las mentiras del éxodo de Egipto, que ha desaparecido. Acabo de leer “las normas” y comprendo que haya sido así. Siento no poder participar con datos fidelignos, pero el blog es vuestro. Gracias. Besos Luminosos. Arkadiel

  • @ Alfonso Rosón Muñoz:

    Acá no se censura nada, si no imcumpliste las reglas seguramente tu comentario se ha eliminado por error del mismo sistema, esto pasa a menudo.

  • @ Javi:
    @ Claudio:

    Vale, coñes, de acuerdo. Ya se que el éxodo es una ficción que no está respaldada por ningún egiptólogo serio. También me lo recuerdan los colegas de Historia y me han hecho algún chiste con el tema. Pero me sigue llamando la atención que exista una mitología tan desarrollada sobre el tema, sin base ninguna.

    Es curioso que haya menciones en textos egipcios a la presencia de “asiáticos” en su territorio, ojo, sin especificar más. Es perfectamente posible que se trate de emigrantes sueltos o que sea cualquier otra cosa, incluso un cotilleo sin más, aunque tal vez (y solo tal vez) pudiera tratarse de unos cuantos cabreros que acamparon por allí una temporada.

    Esto es lo que me produce cierto prurito intelectual. Es solo una manía persecutoria personal, poco más o menos. No voy a andar defendiendo algo imposible sin ningún argumento sólido, pero aún me quedan ganas de darle una última vuelta de tuerca al tema. Sin dar la tabarra y tratando de no engañarme yo solo con ello.

  • IN LAKEHS
    Querid@s amig@s, no pretendo estar en posesión de la verdad, y menos en solitario, pero lo cierto es que las tribus caananitas venidas del este se asentaron en el Delta del Nilo sobre el -1.635, que en el -1.610 se produjo el estallido del volcán de la isla de Thera, o Santorini, lo que produjo un gran tsunami que innundó el Delta y provocó las famosas 10 plagas, totalomente naturales, que los escritores judíos de la biblia utilizaron sobre el -615 para escribir el 2º Libro, (El Éxodo). Esas tribus se apoderaron del Delta aprovechando el colapso producido,estableciendo su capital en Avaris,y sometieron al Alto Egipto a tributo, de donde los expulsó Ahmosis I el año -1.550 conqustando luego el Sinaí, el Líbano, etc. Mucho antes, en tiempos del faraón Zoser de la 3ª Dinastía y el Gran Imhotep, sobre el -2.650, tuvieron lugar los 7 años de hambre, según se recoge en la Estela de la Hambruna. Besos Luminosos. Arkadiel

  • @ Alfonso Rosón Muñoz:
    ¿No te cansas de dar la tabarra?


\Incluya

Puedes seguir las respuestas a esta entrada por RSS 2.0 feed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR